Semenjantes

En Agnus Dei creemos en el valor de la vida, y parte importante de ésta es la vida espiritual por lo que compartimos con ustedes reflexiones sobre el transitar por este camino de la mano de Dios, independiente de religiones, pero con fundamento en la Palabra de Dios que es la biblia. 

HOY APRENDÍ que muchos no creemos en el mal que existe en el mundo, ni mucho menos en quien lo provoca y ni qué decir del origen del mismo. Se habla muchas veces sin entender que todo esto proviene de “Energías negativas”, “Karma”, “Alineación de planetas” o “Fuerzas del universo”, que por algún motivo nos atacan y destruyen.

LO QUE APRENDÍ responde mi pregunta ¿Por qué puede alguien volverse enemigo de Satanás? Para entender esto la Biblia menciona que este querubín “Muy hermoso” dirigía gran parte de los ángeles celestiales destinados a la adoración a Dios pero su corazón se corrompió y quiso ser “Semejante al Altísimo”, pero por su maldad fue arrojado a la tierra.

SIENTO que este fue el gran problema, que nunca recibió esta “Semejanza”, pero a ¿Quién crees que se la dio el Padre?  ¡Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza!

MI COMPROMISO CON DIOS es entender que Dios me dio a mí lo que Satanás quería, convirtiéndose de esta forma en el adversario de toda la creación del Altísimo incluyéndonos.

DIOS ME PROMETE que Él sabe de esta guerra y me ha dado armas espirituales para pelear y ganar esta batalla al que va en contra de todo lo que Dios quiere para mí.

Necesidades

En Agnus Dei creemos en el valor de la vida, y parte importante de ésta es la vida espiritual por lo que compartimos con ustedes reflexiones sobre el transitar por este camino de la mano de Dios, independiente de religiones, pero con fundamento en la Palabra de Dios que es la biblia. El tema de ésta ocasión: Las necesidades.

HOY APRENDÍ que cualquier prueba con la que el diablo quiera tentarnos iniciará sin duda con base a lo que “creamos necesitar”. Jesús, después de ayunar cuarenta días sin duda necesitaba un “buen bocado de pan” y fue esto lo primero que le ofreció el diablo, pensando que Jesús inmediatamente pondría fin a esa necesidad provocada por ese ayuno tan prolongado.

LO QUE APRENDÍ sin duda nos deberá hacer voltear a nuestro alrededor y preguntarnos ¿Qué necesitamos? eso que pensaste será el arma con lo que podrá tentarnos el enemigo, nos manipulará, y sin duda nos tendrá comiendo de su mano. Con esto, muchos sin pensarlo pecarían.

SIENTO que es hora de que las iglesias dejen de enseñarnos que debemos convertir nuestras “Piedras en panes”. Mis amados, eso que llamamos “Nuestras necesidades” seguirán siendo las armas perfectas con las que nos tentará el diablo.

MI COMPROMISO CON DIOS es entender que eso que yo creo necesitar verdaderamente no lo necesito y lo que realmente sí requerimos es de esas palabras que salen de la boca de Dios cuando entramos en Su presencia.

DIOS PROMETE que todo nos ayudaría a bien, que estará en el día de la angustia y en el valle de sombra de muerte y “Nada nos faltará”. Amén.